Yuraq Kuntur

Qayninpa yuraq kaq kunturninchis, ¡ari rit’i hina kaq!. Phawasharan llapa allpanchis patanpi, hinaspa willakun waqhaspa “hay urpillay!! manachu paqarillashaqtiy mamay sipiwanman karan, mana qolqe sonqo runakunata rikunaypaq”.

Ayer uno de nuestros cóndores, el blanco, ¡sí ese el que tiene plumaje de nieve!. Estaba volando por encima de nuestras tierra, entonces contó llorando “hay palomita!!! No debió mi madre matarme al nacer para no ver el corazón ya metalizado de los hombres”.